lunes, 2 de octubre de 2017

El mayor problema para hacer negocios en Perú es la corrupción

¿Hay relación entre la falta de institucionalidad (o la existencia de fallas en ella) y la corrupción?

MARIANA RUÍZ




En la mayoría de países latinoamericanos, la corrupción es tema de todos los días, el sonado caso Odebrecht es un ejemplo de cómo las economías de los países que han sido salpicados por este escándalo se han desestabilizado. Las coimas no solo recortan el PBI, también se pierde la oportunidad de invertir en otros proyectos, además de generar inestabilidad entre los inversores.

Como concluyó la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho), del INEI, la percepción de los peruanos mayores de 18 años es que la corrupción es el mayor problema que aqueja al país.


En el último Informe de Competitividad Global del WEF (2017-2018), la impresión de la población coincide con la de los empresarios encuestados por el foro. Estos consideraron que la corrupción (con 18 puntos) es el mayor problema que encuentran al emprender negocios en el Perú, dejando en segundo plano la inseguridad (8 pts.) y las regulaciones tributarias (4.8 pts.) como menos importantes.

En el informe de 2015-2016 la corrupción obtuvo 14.1 pts., siendo el mayor problema la burocracia estatal ineficiente (18.7 pts.). En el siguiente año, se bajó a 12.6 pts., volviendo a ser la ineficiencia de la burocracia el mayor obstáculo con 19 pts; pero, en el informe de este año, este fue desplazado a segundo lugar, alcanzando 13.9 pts.

Si bien no somos los peor calificados en cuanto a corrupción dentro de la Alianza del Pacífico, ya que México alcanzó 20.2 puntos; estamos muy lejos de Chile, que obtuvo menos de 1 punto (0.9 pts). Mientras que Colombia casi nos iguala con 17.6 puntos.

Institucionalidad
¿Hay alguna relación entre la falta de institucionalidad (o la existencia de fallas en ella) y la corrupción?

En el informe de la WEF, Perú se posicionó en el puesto 116 en el pilar de instituciones, bajando 10 puestos con relación a 2016 e igualando a 2015. Mientras que México alcanzó el puesto 123, Colombia el 117 y Chile el 35.

El foro evalúa estas ubicaciones por diversos índices, y algunos estarían conectados directamente con el problema de la corrupción. Los más interesantes son: confianza en los políticos, en el cual nos encontramos en el puesto 126 de 137 países; pagos irregulares y coimas (89); favoritismo en decisiones del Gobierno (114); y confianza en la Policía (130).

Juan José García (Economista): El índice después de la crisis
La crisis de corrupción que hemos tenido durante el último año no ha deteriorado (más) la institucionalidad en el país.

Esta ya estaba bastante deteriorada. Lo que ocurre es que hay muchos casos y fallos previos al escándalo del caso Odebrecht que no han sido tomados en cuenta por los encuestados del WEF.



Luego del impacto mediático de dicho escándalo, los empresarios voltean a ver un problema que siempre estuvo ahí –entre ellos, inclusive– y lo amplifican.

Lo positivo de esta crisis es que ha permitido detectar los principales problemas del proceso de concesiones. Y estos surgen, en primer lugar, en las bases de concursos que se hacen a la medida de algunos participantes para beneficiarlos. Y, por otro lado, en un espacio que no se suele mencionar y que se relaciona con las empresas supervisoras, las cuales se coluden con los jefes de construcción para aprobar pedidos de incremento presupuestal.

Si estos problemas con las asociaciones público-privadas son detectados y corregidos en lo que queda del año y en 2018, se esperaría que debamos mejorar en el siguiente informe.

Datos
- Entre 3.5% y 5% es lo que le cuesta al Perú en Producto Bruto Interno (PBI) a causa de la corrupción, según El Dorado Investments. 

- Para el Fondo Monetario Internacional (FMI), en América Latina, el ingreso per cápita podría aumentar hasta en US$3,000 a mediano plazo si se mejoraran los indicadores de corrupción.

FUENTE:PERÚ21

Busca Compliance

NOTICIAS