lunes, 10 de julio de 2017

Enrique Medri Gonzales, De Presidente del Consejo Nacional de Seguridad Vial a liderar el movimiento anticorrupción en Perú.

“La corrupción socava el buen gobierno, obstaculiza el desarrollo y distorsiona la competencia, disminuye la calidad de los productos y servicios, lo que puede conducir a la pérdida de vidas y bienes..”


Enrique Medri Gonzales, habla frente a una bandera de Perú


Enrique Medri, máximo responsable del Consejo Nacional de Seguridad Vial de Perú hasta el 1 de Enero. Licenciado en Administración y Ciencias Policiales por la Policía Nacional del Perú, Licenciado en Seguridad por el Instituto Universitario de la Policía Federal Argentina; Licenciado en Administración de Empresas por la Universidad Faustino Sánchez Carrión.

Además cuenta con una Maestría en Administración, Diplomado en Administración y Gerencia en ESAN, Diplomado en Planeamiento Estrategico Universidad Ricardo Palma y estudios postgrado en el Instituto de Altos Estudios Policiales, así mismo ha realizado cursos de Seguridad Integral y Seguridad Vial en Argentina, Israel, Japón y España. Durante su desempeño como General en la Policía Nacional, ha trabajado en unidades Administrativas y Operativas así como Jefe de las diferentes Unidades, en los últimos años se desempeñó como Jefe de Región en diferentes Regiones del país y como Director Nacional de Carreteras.

Al pasar a la situación de retiro, ha ocupado diversos cargos en el Sector Público y Privado, tales como Director General de Transporte Terrestre del Ministerio de Transporte y Comunicaciones, asimismo como Asesor del Despacho Ministerial y Viceministerial, del Ministerio de Transporte y Comunicaciones, últimamente como Presidente del Consejo Nacional de Seguridad Vial.

En el sector privado se ha desempeñado como Vicepresidente del Directorio de la Caja Militar Policial y Director del Banco de Comercio y  la actualidad es uno de los primeros compliance officer titulados, especialista en sistemas anticorrupción ISO 37001.

Medri, cuyo país es uno de los primeros en asumir el liderazgo en el seno de sus administraciones de la norma anti corrupción, nos ofrece una reflexión pragmática sobre el problema y la ética de los responsables del estado:


Antes, de referirme al sistema de Gestión Antisoborno, también conocido Anticorrupción, quiero comenzar con unas definiciones importantes que se da en la vida de los países, de varias parte del mundo.

  • Corrupción: Alteración de la forma o estructura de algo: corrupción de datos. Perversión, degeneración, vicio.
  • Soborno: cohecho, acción de aceptar o solicitar una dádiva a cambio de realizar u omitir un acto.


Esta acciones fuera de la ley, socava el buen gobierno, obstaculiza el desarrollo y distorsiona la competencia. Disminuye la calidad de los productos y servicios, lo que puede conducir a la pérdida de vidas y bienes, destruye la confianza en las instituciones e interfiere con la vida y el buen funcionamiento eficiente de los mercados, entre otros.


"Esta acciones fuera de la ley, socava el buen gobierno, obstaculiza el desarrollo y distorsiona la competencia..." 

En los últimos años los gobiernos han hecho muchos progresos en el tratamiento de soborno a través de normativas internas, acuerdos internacionales y sobre todo enfocado a los servidores públicos en las transacciones comerciales nacionales e internacionales. Pero últimamente vemos que los resultados no son nada agradables ya que tenemos comprometidos en corrupción a través del delito soborno a Ministros, Viceministros, funcionarios de primer nivel y hasta presidentes de la República. Lo que indica que por más normas y convenios... existe predisposición a cometer el delito de soborno.

El Sistema de Gestión Antisoborno (ISO 37001), es documento que está destinado a proporcionar mediante el compromiso del liderazgo, el establecimiento de una cultura de integridad, de transparencia, de apertura y de cumplimiento.

Asimismo instalar una política anti-soborno de general cumplimiento, a través del apoyo de un sistema de gestión que ayuda a la organización evitar o mitigar los costos, riesgos y daños de participación en el soborno promoviendo la confianza en las transacciones comerciales y mejorando su reputación.

Estos conceptos han sido uno de los factores desencadenantes por lo que actualmente estoy empeñado en realizar, cambiar la política encubiertas del soborno a través de sistema de gestión inteligentes antisoborno, creo que lo vamos a lograr con apoyo de todos lo peruanos.

‘Viva el Perú sin Corrupción’

Busca Compliance

NOTICIAS