viernes, 12 de mayo de 2017

Compliance, reputación y estrellas Michelín

"Tener aprendices no significa que me quiera ahorrar costes de personal, sino que para ofrecer un servicio de excelencia necesito muchas manos”.


Las redes sociales se pusieron calentitas con el artículo que El Confidencial público sobre la situación de los becarios, perdón, “stagiers” Pero, lo que las incendio fue la respuesta dada en medios por el cocinero de Masterchef Jordi Cruz cuando dejo claro para que se utilizan los stagiers "Un restaurante Michelin es un negocio que, si toda la gente en cocina estuviera en plantilla, no sería viable. Tener aprendices no significa que me quiera ahorrar costes de personal, sino que para ofrecer un servicio de excelencia necesito muchas manos”.

Nos encontramos aquí ante un caso que podemos analizar desde el punto de vista compliance:

1.     Si en los restaurantes, como por ejemplo el de Jordi Cruz, se implantase un sistema de gestión compliance, si hubiera habido alguna irregularidad no hubiera ocurrido, y si, no se ha cometido ninguna irregularidad, se podría justificar a través del sistema sin necesidad de recurrir a otro tipo de justificaciones.

2.     Independientemente de que haya o no responsabilidades jurídicas los daños reputacionales pueden tener consecuencias inmensurables para las empresas, por eso hay que incluirlos en la evaluación de riesgos. Las redes sociales cuando eligen una noticia quieren sangre y se retroalimentan así mismas, las consecuencias se engrandecen. Tiran un nombre o una marca por tierra es cuestión de segundos.

3.     Ante un caso como este, el sistema compliance debe tener definidos planes de contingencia. Hay veces que es mejor estar callado que hacer declaraciones que alimentan el fuego. Otras veces es mejor ir por delante, pero con un discurso estructurado y coherente. No se puede decir siempre lo que se piensa, antes escuchemos al compliance officers.

Este efecto mediático que se ha producido es consecuencia del sentimiento de hastío que la sociedad española tiene, todos los días nos encontramos con diferentes noticias de encarcelados en los medios de prensa. Los españoles necesitamos volver a creer en la sociedad en sus empresarios, políticos y gobernantes. Quiere que los incumplidores vayan a la cárcel, pero lo que realmente quiere es que no vuelva a ocurrir.

Por eso, me pregunto, ¿pueden el deseo de cumplimiento social coexistir con premios o reconocimientos que no valoran el cumplimiento? Esta sociedad cambiará cuando nos preocupen mas las estrellas del cumplimiento que, las estrellas Michelin, es más, realmente cambiará cuando no se requieran sistemas de cumplimiento por estar éste en nuestro ADN.



Juan Carlos Bajo Albarracín
Preseindete CGPC

Busca Compliance

NOTICIAS