miércoles, 13 de abril de 2016

Entrevista COMPLIANCE a Beatriz Rubiño Yañez, Diputada en el Parlamento de Andalucía

CN. Desde que el año pasado entrara el cambio en el código penal; más concretamente en el artículo 31 bis, por medio de los cuales se pone de manifiesto la posibilidad de que las empresas puedan ser imputadas penalmente; marca una  nueva tendencia empresarial: la del cumplimiento, que afectara directamente a gestores, empresarios y directivos. Esto no va sólo a derivar en un cambio de cultura en la empresa, también conlleva la creación de una nueva figura dentro de la empresa como la ya existentes la de contable, recursos humanos o técnico de Prevención : el COMPLIANCE OFFICIERS.

Beatriz Rubiño Yañez, Diputada en el Parlamento de Andalucía


Una oportunidad de empleo para todas aquellas personas con experiencia en gestión como nueva salida laboral. Es por esto que Beatriz Rubiño Yañez, Diputada en el Parlamento de Andalucía por la provincia de Málaga y con más de diez años de experiencia laboral en la gestión de políticas activas de empleo se interesara por posible creación de más de 1500 puestos de trabajo en Andalucía que son los estimados sean contratados por las empresas como Compliance Officers. En este sentido el próximo 29 de abril Granada acoge una importante jornada COMPLIANCE



P. Hasta ahora, todos los oficios y profesiones conocidos tenían un nombre en español, cuesta recordar alguno que utilice un anglicismo que no sea Manager ¿A qué cree usted que se debe que el término "oficial de cumplimiento" entre en España, como puesto de trabajo que se va a convertir en algo tan común como el de contable, con un término inglés de Compliance oficciers?

R .  A mí también me ha llamado la atención, pero es cierto que las diferentes sentencias que empiezan a aparecer hablan de ello utilizando el término anglosajón, pero supongo que será por la “dureza” de la traducción al castellano, que es “oficial de cumplimiento”.



P. ¿Qué es exactamente un Compliance Officer?.

R. Es el responsable de constatar que la empresa cumple la legalidad y normativas en todos los ámbitos, bien sea de carácter laboral, por ejemplo, que la empresa cumpla con la leyes al respecto y tenga a todos los trabajadores dados de alta y en las condiciones que marca la ley; o como también, si hablamos de una empresa dentro del sector alimentario, que cumpla todos los requisitos fito-sanitarios correspondientes a su actividad. Es decir, es el instrumento esencial para implementar una cultura ética empresarial y evitar así la comisión de delitos. 



P. En cualquiera de los casos, la figura del Compliance Oficers no es obligatoria
aun en España, ¿cual está siendo la respuesta de los empresarios a su puesta en marcha?

R. Es curioso, pero la recepción por parte del empresariado está siendo muy positiva, así por lo menos lo trasmiten en la circular de CEOE de marzo de este año, en la que explica muy claramente qué puede ser un atenuante o un eximente contra las posibles condenas a Personas Jurídicas.  El Tribunal Supremo, en febrero de este año, dictó por primera vez una sentencia en la que condenó a Personas jurídicas por la comisión de delitos, por lo cual es normal que los empresarios implanten programas de prevención de delitos para limitar una posible responsabilidad penal y prever la comisión de delitos en su organización.



P. A su entender, por las características del puesto de trabajo, ¿quiénes podrían ser los profesionales más cualificados para ocupar la plaza de Compliance en la empresa?

R. Realmente, no creo que haya un perfil determinado, ya que el compliance officers se desarrolla en muchos campos dentro de la empresa. Considero que cualquier persona con experiencia en gestión puede desempeñar este puesto de trabajo de forma exitosa. Evidentemente, le será más sencillo adaptarse al nuevo puesto si tiene experiencia como gestor de sistemas, o si es conocedor de las leyes, e incluso, si hablamos de que la metodología del Compliance implica analizar los riesgos compliance a través de una evaluación de riesgos, tendrá más opciones de trabajo cualquier persona con experiencia en esa metodología; en este caso, los técnicos de prevención de riesgos. En cualquier caso, la persona que opte por este puesto deberá formarse en Compliance de forma específica, pues no deja de ser una nueva profesión que necesita de la formación adecuada. 




P. La mayor parte de su experiencia se centra en la gestión de Políticas Activas de Empleo, en la promoción laboral. ¿Es la administración consciente de la fuente generadora de empleo implícita en la implantación de los sistemas COMPLIANCE?

R.- Sí, puesto que aunque no sabemos exactamente cuántos son los puestos de trabajo que se pueden crear, sí tenemos conocimiento de que las empresas por encima de 5 millones de facturación tendrán que contar con alguien en plantilla para que el sistema les sea válido. Por debajo de esa cifra, lo tendrán que subcontratar a gestorías, asesorías o bufetes de abogados principalmente y estos, que también tendrán que contratar a personal especializado en este campo. De forma indirecta, también es posible que afecte a empresas de formación y otro tipo de empresas buscadoras de mano de obra especializada, por lo que queda claro que se trata de un yacimiento de empleo como nueva ocupación.




P. En un ámbito como el laboral cada vez mejor, o al menos más regulado, ¿el modelo COMPLIANCE es el más eficaz para la gestión del cumplimiento normativo?

R. Hasta ahora no existía ninguno que abarcara tanto; es cierto que el sistema tendrá sus fallos, como cualquier otro. Partiendo de la base de que nada es perfecto, pero creo que puede ser el comienzo hacia una nueva sociedad laboral, y es posible que veamos cambios en breve al respecto. Tener toda la documentación reglada en una empresa, implica a que las Administraciones tendrán a quién acudir directamente dentro de la empresa y con quién debatir a la hora de solicitar documentación o información de cualquier índole, con lo cual facilita el dialogo entre empresa y Administración. Es cuestión de tiempo que las Administraciones comiencen preguntar por el sistema de cumplimiento en la empresa.



P. ¿Cómo piensa que puede repercutir en los trabajadores de una empresa el hecho de la existencia de un agente de cumplimiento en la plantilla al que tengan que dar explicaciones sobre la responsabilidad de su trabajo?

R. En estos momentos estamos viviendo el  germen de algo que puede cambiar el funcionamiento en la gestión de una empresa. No sabemos aún de qué forma puede repercutir en la forma de trabajar de los empleados, pero sí podemos intuir que al ser más “controlados” en sus responsabilidades, ello incidirá en una mayor productividad en la empresa. Sin embargo, eso es algo que aún está por ver…



P. Viendo que, por ejemplo, entidades como el Futbol Club Barcelona acaba de hacer público el “fichaje” de una Compliance Officer en su plantilla, y siendo este, un país en el que el futbol es un componente muy fuerte de su cultura, ¿de qué forma puede cambiar nuestra sociedad la implantación de sistemas compliance en las empresas?

R. El Compliance es algo que ha venido a quedarse entre nosotros; su origen se encuentra en países anglosajones donde ya hay una cultura creada al respecto, e incluso, ya creo que hay países como Chile, en los que esta figura es obligatoria. Como sociológa de formación, tal vez sería aventurado hablar del impacto social de algo que se encuentra tan en ciernes, pero sí puedo compararlo con la Ley de Prevención de Riesgos, que entró en vigor de forma obligatoria en España en 1995. Desde entonces, las empresas han tomado conciencia de lo importante que es prevenir los accidentes de los trabajadores y la responsabilidad de no hacerlo para los gerentes y la empresa. Si bien este hecho, también se ha convertido en algo cultural en todos los trabajadores en la parte de responsabilidad que les toca, y cuando algo se asienta de forma tan arraigada en la empresa, finalmente sale a la sociedad y todos y todas asumimos y tomamos conciencia como ciudadanía de la importancia que tiene prever y prevenir accidentes. De la misma forma, el que un equipo de fútbol haga público la incorporación de un Compliance Oficers en su plantilla, es importante, más tratándose de una empresa en la que debe reinar el “FAIR PLAY”, formando así parte de la cultura del  cumplimiento que se viene a instalar en nuestra sociedad a través de algo que no deja impasible a –casi- nadie en este país: el fútbol. 



Busca Compliance

NOTICIAS